• Diaspora Solidaria

  • Historia

    El trabajo sistemático con la diáspora es una idea que tiene su origen en el desarrollo de estrategias de recaudación entre los fondos de mujeres latinoamericanos. Su fundadora, Patricia Vera, ligada por más de 9 años al Fondo Autónomo para Mujeres Mama Cash, en Holanda, en diversas funciones, ha trabajado activamente con, e investigado durante muchos años al movimiento de mujeres emigrantes y exiliadas en Holanda.

    Su experiencia muestra que las mujeres hacen un gran aporte invisible pero efectivo para mejorar la posición de sus familias en los países de origen y además, muestran una actitud solidaria en relación al desarrollo y cambio social de sus comunidades. Las mujeres latinas han desarrollado innumerables iniciativas para reunir dinero y enviarlo a sus países de origen.
    Muchas veces las (organizaciones de) mujeres han recaudado fondos sin saber cómo hacerlos llegar o a quien enviarles el dinero. Otras veces cuesta encontrar un proyecto valioso en A. L. con el cual se puedan identificar y ver el resultado de su apoyo a través de un contacto directo y transparente. Según recientes estudios del Banco Mundial, se establece que el aporte de las remesas de los emigrantes a sus países de origen, triplica las sumas de dinero enviada a los países del Sur en el marco de la Cooperación Internacional.

    En el año 2006, después de haber trabajado durante tres años como consultora para Fondos Autónomos de Mujeres desde el fondo chileno, Alquimia, P.Vera regresa a Holanda. Aquí constata que la migración latina ha crecido notablemente. En holanda viven cerca 104.000 latinos registrados (4,5% de la totalidad de migrantes). De estos, los brasileños constituyen el grupo más grande (10.233 personas), seguidos por los dominicanos (8,676) y los colombianos en tercer lugar.
    Al parecer, son las mujeres migrantes las más activas en organizar actividades solidarias (filantrópicas) y de bienestar para sus grupos. Gran cantidad de mujeres emigrantes se encuentran en una posición de desventaja en los países de acogida debido a su situación de indocumentación, falta de derechos y todos los problemas inherentes a la emigración (desconocimiento de las leyes del país, formas en que llegaron a emigrar, desconocimiento del idioma, problemas emocionales, violencia, xenofobia, etc.). Las organizaciones o grupos que realizan actividades filantrópicas, sin embargo, son con frecuencia débiles y trabajan en forma aislada.

    Durante una jornada de estudio en Soesterberg, Holanda, organizada por Cordaid para crear una plataforma de organizaciones de migrantes latinos, Patricia Vera tomó la iniciativa de dar vida a esta organización. En esa jornada estaban presentes más de 12 organizaciones de migrantes latinos. Cinco de ellas son activas específicamente en el terreno del bienestar de las mujeres. Las mujeres presente mostraron mucho interés en obtener mayor información sobre el movimiento de derechos de las mujeres en América latina y reaccionaron con mucho entusiasmo ante la propuesta de crear una organización de la diáspora que movilizara recursos para apoyar iniciativas de mujeres y jóvenes en Latinoamérica.Para impulsar la plataforma de migrantes latinos, Cordaid encargó realizar una investigación sobre la situación de los migrantes y sus organizaciones. El Fondo de la Diáspora solidaria realizará una investigación-acción complementaria sobre la conducta filantrópica de estas organizaciones y su potencial. En esta investigación se recogerán además las necesidades de desarrollo de capacidades de las mujeres de las organizaciones y servirá como base para la planificación futura a largo plazo para la organización.